Archivo de la etiqueta: Jirô Taniguchi

Furari

Furari-CustomLa historia

En Furari (expresión en japonés que vendría a significar algo así como “de improviso” o “sin rumbo fijo” en español), Taniguchi narra la vida y costumbres de Edo -nombre que tuvo la actual ciudad de Tokio hasta la Restauración Meiji, en 1868- a través de las largas caminatas, dedicadas a la medición de la tierra, y la mirada sensible de Tadataka Ino (1745~1818), un comerciante, cartógrafo y agrimensor que confeccionó el primer mapa preciso de Japón tras 17 años de trabajo. Taniguchi es el médium perfecto para transmitirnos la delicada sensibilidad de este personaje de corte renacentista, sencillo y mundano, pero a la vez soñador y con un amplio interés humanista y científico. El gusto de Taniguchi por la comida, la poesía (haiku), la naturaleza o los animales, encaja perfectamente con el carácter y proceder de Ino, quizás el alter ego en esta obra del propio autor. 

Ficha

furari-taniguchi

Género: Slice of life, seinen

Autor: Jiro Taniguchi

Editorial: Ponent  Mon

Tomos: único

Año: 2012

Opinión personal

Furari_PRYa sabéis que la primera obra que leí de Taniguchi, “El almanaque de mi padre“, se llevó uno de los pocos “10” rotundos que he dado en este blog. Aquel manga me dejó con muchas ganas de más, así que aunque mi idea era lanzarme hacia “Barrio lejano“, cuando vi rebajado este “Furari” no dudé ni un segundo en hacerme con él.

195132596325748898_RjOPXUbS_c

Furari es un slice of life, una obra que carece de argumento y simplemente se deja llevar por las vivencias de un jubilado en la época Edo.

Como buen slice of life sirve como remanso de paz, para abandonarse a su lectura sin pedirle mucho y tratando de disfrutar “el paseo”. Las ilustraciones limpias y detalladas de Taniguchi ayudan muchísimo, y su guión calmado y honesto aún más.

La obra del filósofo Heráclito parece una influencia de peso en Furari con aquello de que no podemos bañarnos dos veces en el mismo río, pues la persona y el río se encuentran en perpetuo cambio. Algo así le ocurre a nuestro protagonista con sus pasos, su incansable camino que siempre le lleva a lugares diferentes y que nunca es el mismo por mucho que lo intente.

furari_pg

Y la obra vuelve constantemente a esa reflexión de manera sutil y elegante, dejándose llevar a vista de pájaro, de tortuga y ballena por el gran Edo. Lo más interesante de la obra probablemente sea esa inmersión que nos hace el autor en aquella época y en la cultura japonesa, haciendo constantes referencias a personajes reales, tipos de alimentos, poemas o costumbres. El paseo resulta enriquecedor para todos nosotros quizás por eso más que por ninguna otra cosa, y a pesar de todo, y que su lectura resulta un remanso de paz y naturalidad, no considero Furari un imprescindible. No llegó a emocionarme ni conseguí sentirme verdaderamente atraída por este personaje o por sus andanzas. Una obra interesante pero no trascendental.

Puntuación

furari

7 (Nota sobre 10)

Lectura curiosa y especial, pero no imprescindible

Anuncios

El almanaque de mi padre

La historia

Desde hace muchos años, Yôichi no ha vuelto a su ciudad natal, y ha encontrado diversos pretextos en su mayoría profesionales para eludir una visita. Sólo la muerte de su padre le forzará a volver. Allí se reencontrará con su pasado y rememorará su infancia en la peluquería de su padre y acontecimientos trágicos como el incendio que asoló su ciudad en 1952 y precipitó el divorcio entre sus padres, lo que cambió por completo su vida y le produjo un profundo resentimiento hacia su padre.

Ficha

Género: Seinen

Autor: Jirô Taniguchi

Editorial: Planeta

Tomos: Único (recopilatorio)

Año: 1994

InMyOpinion

Llevaba muchísimo tiempo con ganas de hacerme con algún manga del famoso Jirô Taniguchi. Cada vez que voy a alguna librería acabo siempre en la sección de cómics, y siempre (siempre-siempre) termino hojeando “Los años dulces” , un manga que me atrae especialmente, pero que por su precio siempre lo dejo pasar (no es que sea mucho, pero como nunca había leído nada del autor…). Después de leer las buenas críticas de “El almanaque de mi padre” y comprobar su precio casi irrisorio (¡11,95 euros!) me lancé a la compra compulsiva.

El almanaque de mi padre ha logrado emocionarme, pero bastante. Es una historia nostálgica sobre un hijo que va conociendo a su padre después de su muerte. No es que mi vida tenga mucho que ver con la de Yoichi, pero me he sentido muy identificada con él durante toda la lectura.

No sé si os ha pasado alguna vez esto de tener la necesidad de huir, empezar de cero y olvidar los problemas pasados. A mi me ha pasado un montón de veces, y lo peor es que yo también soy bastante partidaria de huir de los problemas. Yuichi termina descubriendo demasiado tarde que esa no es la solución para sus problemas.

La trama avanza con un ritmo pausado y muy adecuado, en el que vamos descubriendo el pasado del protagonista y las razones que le llevaron a distanciarse de toda su familia. Es un relato lleno de sentimiento, contado con delicadeza y emoción. En cada página se nota que el autor se basó en su propia vida para crear este manga…

Es una historia cotidiana, costumbrista, sobre una familia feliz que termina por romperse, habla de los errores que todos comentemos, de los arrepentimientos, de los silencios, de todas las cosas que se quedan en el aire…

Me ha resultado un manga muy triste, pero precioso al mismo tiempo. Realmente he disfrutado cada una de sus páginas, que por cierto, he leído a la velocidad del rayo…

En conclusión, una historia que me ha enamorado. Posiblemente sea una nostálgica empedernida, pero creo que cualquiera puede disfrutar de este manga, les guste el cómic o no, porque es una narración tan bien construida y con tanto sentimiento que no puede serle indiferente a nadie. Hacía tiempo que no invertía tan bien 12 euros…

Puntuación

10 (Nota sobre 10)

Porque no puedo encontrar ni una sola cosa que no me haya gustado